jueves, enero 26, 2006

Aprendamos a escuchar


Cómo estan mis queridos!!...yo estoy feliz, de vuelta en mi casa, con calor...muchoo calor, dicen que es el verano más caliente de los últimos 7 años, pero, se soporta.

Les cuento que estoy entretenida aprendiendo tantas cosas nuevas y "magicas"..por llamarlo de algún modo, apesar de que mágia no és, es una verdad maravillosa. Estoy aprendiendo a curar con mis manos, a ayudar personas a sentirse mejor y la primera paciente he sido YO.....y es increíble. Es que, estoy practicando Reiki, hoy mismo visitaré a la profesora que me debería enseñar los secretos de ese tan antiguo camino, pero...yo me adelante y compré un libro que me ha enseñado mucho y por eso he experimentado en mi; los resultados, al minuto, dolores que desaparecen, energía que fluye, alegría, intuición, sintonia con las cosas y seres que me rodean, en fin...mi cuerpo agradece. Lo mejor y lo que me tiene más contenta aún es observar la maravilla que es nuestro cuerpo, aprender como funciona cada parte, y como es un todo, que si se enferma una parte todo, como en cadena, se ve afectado; lo más chocante, por decirlo asi, es darse cuenta del daño que le hacemos nosotros mismos al cuerpo, nuestro hermoso templo, por no conocerlo.

La lectura de ayer me tranquilizo, al darme cuenta de que el Reiki no es opuesto al catolicismo y si, según la persona, un complemento...yo le pedi una señal al Señor y....
" A los que creean, los acompañaran estos signos:echarán demonios en mi nombre, hablarán lengua nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos y quedarán sanos."
Mc 16,15-18.

Yo creo firmemente, que el Señor nos coloco todas la herramientas para ser felices, entre ellas,las de la salud, solo que, en este mundo tan apresurado, donde todo es para hoy, nadie se toma el tiempo de conocer su madre tierra ni su corazón, es más facil tomar una pastillita para el dolor y seguir trabajando y cansando nuestro cuerpo sin preocupanos por el origen del dolor; solo lo escuchamos, cuando las señales de alerta estan en rojo y ya es demasiado tarde.

Bueno mis queridos, espero ustedes si estén atentos a las señales que el cuerpo les da, que lo cuiden y lo mimen, que entiendan que los que enferman al cuerpo somos nosotros, el mundo nos mata, los hombres nos volvemos esclavos de los hombres y olvidamos que somos más que "maquinas" que somos hijos de Dios, y que alguién pago una alto precio por nuestra libertad. Despertemos!!!!...ya es tiempo de despertar!!!

Un abrazo y que Dios los bendiga.

7 comentarios:

yhallo dijo...

hola carito, hay tanto que aprender, quizas lo mas importnte "escuchar", escuchar a tu cuerpo, escuchar a los tuyos, escuchar a Dios en el viento, el agua, la naturaleza toda, los calores son más fuertes hoy, en europa mueren de frio y no escuchamos, la naturaleza nos avisa y no escuchamos "calentamiento global" es un grito y no escuchamos, Dios nos guarde.
mario

Vladimir dijo...

wenaz carito wellcome wellcome, me han tenido tu y semillita muy abandonados....

Daniel dijo...

Como va eso de las manos, porque tengo un dolor de nuca que me esta matando.
Saludos Carito

Isaac Cintia Chris Paz dijo...

Hola: Me gusto mucho tu blog, tus palabras y tu testimonio de vida. Si Dios esta en todos lados, y da senales siempre. Te seguire leyendo...Paz (es mi nombre)

Semilla dijo...

Hola ami ¿En que andas? has estado medio desaparecida... Esribeme si?
CARIÑOS
;D

Semilla dijo...

Querida amiga: Te envío un abrazo ultra estrujado, en medio de la boragene del trabajo, siempre recuerdo que soy lo que soy por que un dia quizo Dios que nos encontraramos... y que con amor e infinita paciencia me transformaste. Ahora me toca decir: No pierdas la confianza en Dios, deja todo en sus manos. Te requiero remucho ;D

Aeronauta dijo...

Hola! He visto tu perfil y DEBES ver el mío. Creí que algo andaba mal y que de algún modo me había trasladado a Sao Paulo... en serio, te invito a visitarme.

Saludos a tu esposo. ¿Tienen niños? Yo tengo cinco preciosidades.

Te pondré en mis bloglines, ¡pero postea!